• berthafilpo@gmail.com

Cuándo enfocarte en las evidencias y cuándo NO.

Cuándo enfocarte en las evidencias y cuándo NO.

Cuando lo que está ocurriendo en tu presente no te hace sentir a gusto, cuando los resultados de tu trabajo o plan no es agradable para tí, cuando las cosas que estás haciendo no te hacen feliz, entonces las evidencias de este panorama no merecen tu enfoque.

No significa esto que ignores tu realidad o que ignores los resultados, significa que no los prolongues.

Cuando tu enfoque y atención están en las cosas que no te hacen sentir bien, estás creando más de eso. Estás reproduciendo esa realidad una y otra vez. Lo creas o no.

Aunque emitas frases positivas, éstas no producirán el efecto que esperas si lo que sientes no está en coherencia con ellas.

Si dices que lo lograrás, pero lo que estás sintiendo son las emociones negativas de no lograrlo, no obtendrás lo que deseas.

Obtienes realidades que coinciden con la forma en que te sientes. Es por esto, que cuando te levantas y sientes que las cosas te irán bien, cosas interesantes te empiezan a suceder y aún hasta en lo adverso (en apariencia) logras ver oportunidades.

 

Entonces cuando las evidencias no forman parte de lo que deseas, no debes enfocarlas. Las reconoces, pero no las enfocas. No es ahí donde debe permanecer tu atención.

 

En cambio si lo que acontece en tu presente sí forma parte de lo que deseas, entonces sería inteligente enfocarlo para crear más de lo mismo.

Cuando te sientes a gusto con lo que haces, con las cosas que te están ocurriendo, sería genial que no te distraigas con lo que no te gusta y continúes reforzando tu realidad, pensando y disfrutando del bienestar que te proporciona, de esta forma aumentarán las experiencias positivas en tu vida.

Cuando las cosas anda bien es fácil enfocarse en lo positivo, ya que vasta con echarle un vistazo a la realidad, pero cuando no es así, esta estrategia no funciona.

Entonces si el presente es diferente a lo que quieres, es hora de usar a tu favor un gran potencial que posees: Tu imaginación.

 

Especifico lo de “usar a tu favor” porque realmente siempre usas tu imaginación, todo el tiempo. 

Siempre estamos imaginando cómo resultará una situación determinada.  Pero desaprovechando la oportunidad de beneficiarnos de este potencial ilimitado, la usamos para imaginar las cosas que no deseamos que ocurran. De esta forma activamos en nuestro cuerpo emociones negativas, como es de esperarse y así atraemos realidad no deseadas.

Yo pienso…. si esto funciona tan bien, si soy capaz de hacerlo con tanta excelencia para las cosas que no deseo ( y con poco esfuerzo dicho sea de paso) entonces sería muy interesante, si de forma más consciente me enfocara a usar este potencial a mi favor, para las cosas que deseo conseguir.

 

Si activo mi imaginación (que siempre está funcionando) en cosas que deseo, desenfocando  lo que no deseo de la realidad actual, entonces empezaré a sentir emociones menos desagradables.

 

Podrás notar que no te he dicho, que pasarás de sentirte mal por todo lo indeseado de tu presente, a sentirte feliz, lleno de energía y positivismo. Porque es mucho más difícil que te sientas así de repente, considerando tus emociones en ese momento. Pero si es cierto que lograrás desplazarte a un lugar mejor y si repites este proceso, seguirás desplazándote poco a poco. 

Cada vez será más fácil sentirme mejor y mejor, porque irás en el camino atrayendo, de a poco a tu realidad, nuevas circunstancias favorables. Y cuando las veas podrás enfocarlas y usar tu imaginación para completar la parte que falta.

Desenfocar la realidad que te molesta, no es negarla. Es crear una nueva, aquella que deseas vivir.

Si de forma intencionada se te hace difícil al principio usar tu imaginación para crear escenarios favorables y sentirme mejor, te puede ser útil estas recomendaciones:

  1. Recuerda cosas de tu pasado que te hagan sentir alegría.
  2. Piensa con frecuencia en las cosas que disfrutas hacer.
  3. Analiza tus cualidades y piensa en momentos en que las haya puesto en práctica con éxito.
  4. Piensa en todas las cosas de tu presente que te sientes bien de poseer y que agradeces.

Pensar en cualquiera o todas estas cosas es un excelente mecanismo para enfocarte en aspectos positivos de tu vida y en consecuencia sentirme mejor, logrando así empezar a crear una realidad coherente con tus emociones.

Mira las evidencias de tu presente, si te gustan  Enfócalas, sino ya sabes qué hacer!

 

Si deseas colaboración de forma personalizada y en tiempo real, haz clic aquí

 

 

 

Únete gratis a la comunidad e inicia tu propia aventura.

Recibe directo en tu correo las nuevas publicaciones, entrenamientos y charlas.

Respeto tu privacidad, tus datos no serán compartidos.

Soy Bertha Filpo. Coach de metas con PNL. Te ayudaré a definir tu sueño y a descubrir nuevas trayectorias.

Deja un comentario